tierras taurinas

tierras taurinas
EL MISTERIO PABLO-ROMERO

De una belleza única, los toros de Pablo Romero, hoy rebautizados como "Partido de Resina", están envueltos desde hace un siglo en un misterio cuyo velo se levanta hoy al término de una investigación inédita.

Durante más de cien años el nombre de Pablo Romero fue sinónimo de bravura, de emoción, de trapío, de ética exigente y de autenticidad. La leyenda de los "toros guapos" ha sido contada muchas veces, pero ¿se ha escrito toda la verdad? En el secreto del campo de La Herrería, ¿qué ocurrió hace casi cien años? ¿Qué pasa hoy exactamente en los secretos procesos genéticos de Partido de Resina? Entre la lógica de una estrategia de comunicación conforme a la tradición oral y una realidad manifiestamente distinta en lo que atañe al ADN, ¿dónde está la verdad?

Durante más de un siglo, el nombre de Pablo Romero fue sinónimo de bravura, de emoción, de trapío, de ética exigente y de autenticidad. La leyenda de los “toros guapos” fue relatada en múltiples ocasiones para realzar la trayectoria ejemplar de una ganadería que, durante ciento trece años, permaneció en manos de una misma familia. Pero ¿se ha escrito toda la verdad? En la genealogía oficial algunos detalles dejan entrever un pasado reinventado, y aun subsisten algunas zonas de sombras. También algunos olvidos. Además, la memoria oficial, perpetuada por la familia Pablo Romero, ha sido contradicha por los documentos que se han exhumado recientemente. En cuanto al árbol genealógico, colgado en una de las paredes de Partido de Resina, está incompleto. Entre la tradición oral y una realidad difícil de establecer debido a la falta de archivos familiares completos, ¿dónde se encuentra la verdad?

Como único elemento objetivo en este teatro de sombra, el tipo de los toros es el punto de partida obligado. Su prestancia y su belleza no excluyen una gran diversidad. Bajo el indiscutible aire de familia que todos tienen en común, asoman algunos detalles discordantes salidos de sus múltiples orígenes. Pero ciertos rasgos morfológicos no pueden explicarse solamente por las ascendencias invocadas. Muchas veces traída a colación, la posibilidad de un aporte lesaqueño, explicable ya sea por la proximidad del hato de Pérez de la Concha en la marisma, o por una cruza con la vacada de Saltillo (véase el opus 2) que se hubiera llevado a cabo a principios del siglo XX, y que sería la responsable de ciertas similitudes entre las dos manadas, dicha aportación siempre ha sido refutada por los ganaderos.

Más de un siglo después de los hechos, el demostrar lo que tres generaciones de ganaderos han querido ocultar, es una apuesta tan apasionante como difícil de aceptar: entre las confesiones parciales que hemos podido obtener de los protagonistas contemporáneos de esta historia, entre sus omisiones y sus negativas, no resulta evidente el poner las cosas en claro, y menos aun el recobrar el hilo conductor que nos lleve hasta esa verdad que se quiere esconder. Sólo queda una solución: el abstraerse de todo lo que se ha escrito desde hace un siglo, y dedicarse a una observación clínica de la vacada a través de los documentos gráficos que han llegado hasta nosotros. En el secreto del campo de La Herrería, ¿qué pasó hace casi cien años? En el secreto de Partido de Resina, ¿qué ocurre hoy con exactitud?

Al igual que los antiguos propietarios, los nuevos no parecen deseosos de revelar el secreto que ha sido tan bien guardado durante cien años. Sin embargo, si bien debemos quitarnos el sombrero ante el ambicioso proyecto puesto en marcha hace diez años para salvar a esta ganadería única, que en aquel entonces estaba condenada a desaparecer, resulta posible, sin incurrir en una falta de respeto, el formular hipótesis contrarias a la historia oficial: lo que los ganaderos siempre han callado, hoy el ADN lo admite. Y gracias a estas enseñanzas científicas irrefutables, pese a estar sujetas a interpretaciones diversas, por primera vez una punta del velo se levanta para descubrir el misterio de los Pablo-Romero. ¿Sería menos bella la leyenda de los “toros guapos” una vez que su secreto fuese revelado? Por el contrario. Y por lo que respecta a su porvenir, hace ya bastante tiempo que éste no era tan radiante.


contacto